La Traviata, Festival Castell Peralada

    La Traviata, Festival Castell Peralada<br /><strong>Festival Castell de Peralada <strong class='extra_info_articulo'>- des de 60.00 €  / persona  </strong></strong>

    Sempre libera: una traviata que se convierte en un canto de amor y libertad.
    Siguiendo la firme vocación de contribución al panorama operístico español, el Festival Castell de Peralada presenta una nueva producción propia nuevamente con Paco Azorín como director y responsable del espacio escénico. Después del éxito alcanzado en 2015 con Otello de Verdi, producción galardonada como Mejor Producción del Año en los Premios Líricos Campoamor, La traviata (siempre libera) de Azorín pretende huir de los tópicos y dar un giro de 180 grados para ver y disfrutar de esta historia de amor bajo una nueva perspectiva, la de una mujer liberada. Según explica el mismo director, “el empoderamiento de la mujer a principios del siglo XXI nos ha permitido ver el mundo con otros ojos, con una visión mucho más abierta, global e integradora”. Esta Traviata presenta a la protagonista “como una mujer libre, un espíritu libre mucho más allá de una lectura superficial o tópica. Una mujer que no necesita consejos o tutelas para ser ella misma en todo momento, para disfrutar de la vida que quiere llevar y para amar con total libertad a Alfredo”. Nuevamente el Festival ha reunido para la ocasión un elenco de primer nivel encabezado por la soprano rusa Ekaterina Bakanova, una de las violetas del momento desde que en 2015 debutó en el Covent Garden con este rol sustituyendo a Sonia Yoncheva, cinco horas antes del inicio de la función, y por el que logró un éxito rotundo gracias a su poder vocal deslumbrante. El flamante ganador del concurso Operalia 2011, el tenor René Barbera –primer premio del jurado y también premio del público–, será Alfredo en Peralada. Y el barítono estadounidense Quinn Kelsey se pondrá en la piel de Giorgio Germont, rol con el que debutó también en la Royal Opera House en 2016. El Coro Intermezzo vuelve al festival junto a la Orquesta Sinfónica del Gran Teatre del Liceu bajo la batuta del director Ricardo Frizza. 

    * Con Azorín y Verdi, el Festival inicia así un ciclo que continuará la próxima edición.